Proyectos en Ruta > Yoga-meditación > Beneficios de la meditación

Beneficios de la meditación

Detallamos algunos beneficios de la meditación

lunes, 25 enero, 2016
meditación

Empezaremos por intentar dar una definición de meditación. Existe la idea errónea de asociar la meditación con el hecho de pensar. En nuestra vida diaria cuando necesitamos pensar en profundidad sobre algo con el fin de tomar una decisión solemos emplear de forma incorrecta la expresión de “tengo que meditarlo con la almohada”. Y nada más lejos de la realidad, la meditación tiene como principal objetivo el pensar lo menos posible. Vamos a olvidarnos también del mito de “dejar la mente en blanco”, seamos realistas, somos personas y como tales tenemos una mente que bien podría compararse con un hervidero de pensamientos (o ¿sólo me pasa a mi? jeje). Los pensamientos van y vienen, uno tras otro, sin darnos tregua. La meditación no va a conseguir que esos pensamientos desaparezcan, para que mentir, pero lo que sí que iremos consiguiendo poco a poco es que el flujo de pensamientos sea cada vez menor y más lento. ¿cuál es el “secreto” para conseguirlo?. Cuando esos pensamientos aparezcan limítate  únicamente a observarlos, “pasa de ellos” , tú no les hagas ni caso, no te entretengas ni te recrees en ellos. Actúa como un mero observador, como si estuvieras viendo una pelicula (con palomitas incluidas) y cada vez que esto ocurra, que un pensamiento “travieso” intente distraerte, sé consciente pero déjalo pasar y vuelve una y otra vez a tu respiración. Céntrate en “el aquí y ahora”, en lo único real que existe que no es otra cosa que el presente. El pasado ya pasó y del futuro no sabemos nada. Podríamos resumir la meditación como el vivir el momento presente prestando especial atención a todo lo que hacemos.

Vamos a intentar responder a preguntas básicas que surgen al comienzo de la práctica:

¿Quién debe meditar?, estamos de suerte. La meditación es una actividad “para todos los públicos“. Desde niños hasta ancianos, pasando por amas de casa, gente en paro, deportistas, empresarios y un infinito etcétera. No necesitas nada especial para practicarla, sólo tener ganas de meditar y ser constante. Algunos países están empezando a introducirla en los colegios para que de esta forma los niños adquieran el hábito desde pequeños. La meditación es una opción cada vez más popular entre empresarios, ejecutivos, gente de negocios o personas con trabajos que generen stress. Con ella se logra reducir los niveles de stress y ansiedad, mejorando de esta forma la calidad de vida. También es muy practicada por deportistas para mejorar la concentración y el rendimiento. No tienes excusa. La meditación, como el yoga, es también para ti. Incluso para tu mascota.   😉

yoga

Varanasi

¿Cuándo y cuánto medito? El momento ideal para meditar suele decirse que es al amanecer, cuando nuestra mente está más calmada y sin tanto “jaleo”, justo antes de empezar con el acelerado ritmo diario, pero esto requiere esfuerzo y disciplina, lo sé. En función de tus horarios, tus actividades, etc., debes ser tú mismo el que encuentre el momento ideal para sentarte a meditar. Al principio no es nada fácil, siempre encontrarás “mejores” cosas que hacer, pero como la mayoría de las cosas que uno empieza así un poco de nuevas, como puede ser apuntarse a un gimnasio, estudiar inglés, empezar a tener hábitos saludables, etc., pasado un corto período de tiempo (dicen que con 21 días es suficiente) esa actividad “tan molesta” al principio se convierte en un hábito, en una rutina que casi haces por inercia y con mucho gusto, además. Así que si te resulta muy difícil pegarte el madrugón para meditar, porque tu trabajo empiece ya bien temprano y levantarte más temprano aún pueda resultar un “imposible” o porque simplemente eres dormilón/a, no te preocupes, hay otra hora del día ideal para meditar, y es ese momento justo antes de irte a la cama. Pero como te comento, estos son los momentos “ideales”, lo que no quiere decir que sean los únicos. Puedes sentarte a meditar cuando quieras, tú decides cuando te viene bien. Eso sí, si es posible intenta que cada día sea a la misma hora. 😉

Referente a cuánto tiempo se debe meditar, obviamente cuánto más tiempo medites obtendrás mayores beneficios, pero suele decirse que una “sentada” de 20 minutos al día es suficiente para beneficiarse de su práctica. Si puedes estar más tiempo, no lo dudes, ¡hazlo! y si incluso puedes meditar un par de veces al día mucho mejor. Pero lo verdaderamente importante aquí para que puedas obtener resultados es que seas constante, e intentes sacarle a tu “día a día” esos 20 minutitos dedicados a tí. Los resultados y beneficios de la meditación sólo aparecen a largo plazo y si eres persistente (como la mayoría de cosas en esta vida, no?).

¿Cual es la postura correcta para meditar? Idealmente la postura debe ser relajada y  la espina dorsal debe mantenerse erguida. La mayoría de la gente piensa que la única postura para meditar es sentado en posición de loto, pero esto no suele resultar fácil para la mayoría de occidentales, así que existen otras alternativas. Primero explicaré ésta por ser la más extendida. Si inicialmente te resulta imposible hacer el loto de forma cómoda y confortable, puedes comenzar con medio loto o simplemente sentarte con las piernas cruzadas (de toda la vida), hasta que poco a poco tu cuerpo vaya “cediendo” y te permita poder hacer el loto completo. Lo mejor es que lo hagas sobre un cojín o algo que te eleve levemente. Como he comentado es importante mantener bien erguida la columna vertebral, pero sin stress, de forma relajada. Las manos deben estar apoyadas sobre tu regazo, de modo que la mano derecha descansa sobre la mano izquierda, con las palmas de las manos hacia arriba y los dedos pulgares tocándose levemente, manteniendo los codos ligeramente separados del cuerpo. Los hombros quedan paralelos y el pecho abierto, esto lo conseguimos llevando previamente los hombros hacia arriba y atrás. El mentón debe estar paralelo al suelo, para ello inclinamos levemente la cabeza hacia delante. Los ojos pueden estar cerrados dirigiendo “mentalmente” la mirada al entrecejo o entreabiertos dirigiendo suavemente la mirada hacia la punta de la nariz. Una vez colocado debes intentar mantener la postura durante toda la meditación, pero si tienes algún dolor o molestia puedes hacer pequeños movimientos, siempre de forma suave y despacito. ( Ya os hablaré en otro post del retiro de meditación Vipassana de 11 días que hicimos en Nepal, allí había sentadas de inmovilidad total, intentando ser lo más ecuánimes posible, cosa que a veces era muy muy difícil y muy doloroso).

Como os he dicho antes, en el mundo occidental a veces no resulta cómoda esta postura por lo que también está la opción de sentarte en una silla (sin apoyarte en el respaldo, no vale hacer trampas,jeje) o al borde de la cama. El resto de pautas es prácticamente igual a la de sentados: espalda recta, hombros arriba y atrás, manos descansando sobre los muslos, mentón paralelo al suelo y ojos cerrados o entreabiertos, tú decides.

También existe la opción de la meditación caminando, pero eso lo trataré más detenidamente en otro post.

meditación

meditación

Beneficios de la meditación: básicamente es bueno, muy bueno para tu salud. Cada vez es mayor el número de médicos que lo incluyen como tratamientos coadyuvantes de muchas enfermedades, tanto psíquicas como físicas. Voy a intentar hacer una pequeña lista básica de beneficios, a ver si logro “convencerte”  😉

. Disminuye la ansiedad, el stress y la depresión.

. Disminuye  la cantidad de pensamientos negativos ya que activa la zona del cerebro encargada de estimular los pensamientos positivos, de esta forma serás una persona más optimista, capaz de descubrir todo “lo bueno” que existe incluso en situaciones o experiencias negativas, sacando siempre un aprendizaje de todo lo que la vida te pone por delante y te ayuda a considerar cada vez “menores” tus problemas.

. Mejora la concentración y atención.

. Mejora el estado de ánimo aumentando la secreción de serotonina y las relaciones con los demás.

.  Ayuda a combatir el insomnio.

.  Aumenta la creatividad.

.  Mejora el sistema inmunológico.

.  Te hace más tolerante y comprensivo.

.  Dismiuye la presión sanguínea y el riesgo de padecer enfermedades cardíacas.

.  Aumenta tu felicidad.

.  Mejora el rendimiento en el trabajo.

.  Aporta paz mental y armonía.

Y así podría seguir un buen rato más. Si a estas alturas del post no te he “convencido” para que comiences a meditar, ¡deja de leerlo! jajajaja  :p

Cómo meditar: y diréis “muchos beneficios, mucha postura, muchos horarios, pero ¿cómo “puñetas” se medita”? jajaja. Vale, ya que “veo” (echándole imaginación, jo jo jo) que os apetece introducir este saludable hábito en vuestro día a día, os diré que técnicas de meditación existen unas pocas, que puede ser un tema algo personal. Hay quien prefiere la meditación guiada, otros son mas seguidores de fijar la atención en algún objeto, como puede ser una vela, incluso los hay que se decantan por el canto de mantras. Personalmente yo prefiero lo que se conoce como “meditación Zen” y es lo que os explicaba un poco al principio de este post. Consiste “simplemente” en centrarte en tu propia respiración, observar de manera consciente el aire que entra en la inhalación, la sensación al entrar por las fosas nasales, cómo se expande tu abdomen, y observar igualmente el aire que sale en la exhalación, como sale algo más “calentito” que cuando entró, ser consciente de cómo el abdomen se relaja y vacía, y así, sucesivamente, tratando de hacer caso omiso a los pensamientos que te vengan a “molestar” y simplemente observarlos.

mudra

Poco más por ahora. Obviamente no soy una experta en el tema, estoy en proceso de aprendizaje. Sólo quería compartir con vosotros las cositas que voy aprendiendo y pueden resultar útiles. Ojalá te haya resultado convincente y empieces a considerar incluir la meditación en tu vida.

Os mando muchos besitos a todos. 😉

Namasté.

Compártelo:

Etiquetas: