Proyectos en Ruta > Kilométrico > Camino de Santiago: de León a Finisterre.

Camino de Santiago: de León a Finisterre.

Conoce algunas etapas del Camino de Santiago

miércoles, 10 agosto, 2016
camino de santiago

Como ya os he contado otras veces, los viajes que implican caminar me fascinan! Y el Camino de Santiago es uno de “mis vicios confesables”. En esta ocasión vengo a contaros un poco “mi Camino de Santiago en solitario”. No acostumbro a viajar sola pero os confieso que siempre quise probarlo, todo el mundo habla maravillas de esa experiencia y creo que este viaje es el ideal para una primera toma de contacto para viajar en solitario. En mitad del camino “me dió el encuentro” Mario un fin de semana para hacer juntos 2 etapas, él estaba trabajando por aquel entonces en Zamora y acabábamos de llegar de un viaje por Eslovenia y Croacia y, como a mí me quedaban días de vacaciones y muuchas ganas de seguir viajando…me lancé!   😉

Fué sin duda una de las mejores experiencias de mi vida. Aunque prefiero viajar por norma general con Mario, al que considero un compañero ideal de viajes, de aventuras, de proyectos y de vida, este viaje fue especialmente significativo para mí. Tuve mucho mucho mucho tiempo para mí misma, para pensar, reflexionar y como diría Ismael Serrano “disfrutar conmigo misma”. Lo normal es que si haces el Camino de Santiago sol@ nunca estés sol@, siempre conoces a otros peregrinos con los que terminas haciendo varias etapas o incluso la totalidad del camino, de hecho en otras ocasiones si que he conocido a gente. Pero esta vez mi intención era bien distinta, precisamente buscaba el estar sola y ya de paso fue mi entrenamiento para la Ultra Trail Gran Vuelta Valle del Genal, en la que participaba como parte de nuestro proyecto solidario, 4×4: kilómetros solidarios. Y precisamente por ser mi entrenamiento me fijé unas etapas duras, intensas y exigentes, completando un total de 430 kilómetros en 11 días. Al hacer cada día etapas que siempre rondaban los 35-45 kilómetros era raro coincidir con la misma gente 2 días seguidos. Así que solía cenar con gente en el albergue, echar un buen ratito y despedirme al irme a la cama. De este modo siempre iba sola y podía andar a mi ritmo sin necesidad de hablar con nadie, cosa que a la mayoría de la gente que me conoce le extraña, porque soy muy sociable y me gusta el trato con la gente, pero cuando de andar (o correr) se trata prefiero ir sola y callada(o cantando).  :p

Así que en bus llegué a León y muy nerviosilla y “más motivada que una que está muy motivada” empecé con este pequeño (gran) reto personal que resultó ser maravilloso.

Primera recomendación que me gustaría daros: el peso de la mochila debe ser el mínimo posible. Si no recuerdo mal esta vez mi mochila, incluyendo palos y saco, no pesaba más de 5 kilos. Tengo que admitir que era la primera vez que conseguía hacer una mochila eficaz al 100%, usando absolutamente todo y no llevando nada “de más”. En otro post intentaré orientar en la forma de hacer una mochila para un trekking. A mí favor estaba el tiempo, era septiembre y por lo tanto hacía calor y no necesitaba mucha ropa, la poca que llevaba la lavaba a diario y como mucho un impermeable finito por si algún día llovía (que llovió).

Inicié mi Camino de Santiago en León, elegí el Camino Francés:

camino de santiago

Etapa 1: León- Hospital de Orbigo: 33,5 kilómetros (6h 15 min). Tal vez demasiados kilómetros por carretera, pero eso me permitió ir a buen ritmo y controlando (sólo en parte) la contractura en omóplato derecho que me obligó a salir un día más tarde de mis planes de Zamora. Allí una fisio estuvo tratándomela pero con éxito cero. Al llegar al albergue la contractura se convirtió en un dolor insoportable, que me hizo pasar la noche llorando de dolor y en una habitación de 4 literas rodeada de 3 tíos que no paraban de roncar. Nunca tuve tantas ganas de que sonara el despertador, jajajaja. A pesar de todo intenté ser optimista y tomarme mi “dosis diaria de cebada”.  Ya me entendéis!  😉

Mi albergue estaba a la derecha de este puente:

camino de santiago

Etapa 2: Hospital de Orbigo-Foncebadón: 42 kilómetros (8 horas). La primera parte de la etapa hasta llegar a Astorga iba francamente mal, al respirar la contractura dolía muchísimo, y claro, no podía dejar de respirar…cuestión de prioridades, llamadme “respiradora”!!!!jejeje. Pamplinas y “lauradas” a parte, en Astorga estuve un buen rato en su preciosa Plaza tomando decisiones (y cervezas, para que os voy a mentir). O me iba para Zamora con Mario o buscaba algún fisio. Me decanté por la segunda opción, tenía demasiadas ganas de seguir y un “abandono” a la “primera de cambio” no va conmigo. Pregunté en la farmacia de la Plaza y me indicaron un sitio en la esquina. A día de hoy aún le doy las gracias a esa chica, creo recordar que era osteópata y quiromasajista. Pequeñita pero…matonaaaa. De repente me ví en pelotas en su camilla, empezó a “manipularme”, oí crujir partes de mi cuerpo que jamás había oído y me dió un par de pinchazos en el cuello que me dejaron como nueva. Con lo miedosa y aprensiva que soy con los pinchazos….no dejaba de pensar lo lejos que estaba de mi casa y sola! “Ay omá”. Pero de allí salí con “la sonrisa puesta” y unas ganas locas de dar un paso tras otro y continuar mi Camino de Santiago  🙂

Plaza de Astorga:

camino de santiago

La noche en Foncebadón fue una de las más bonitas que recuerdo del Camino, cenando con un par de chicas sevillanas, muchas risas, comida rica y el dueño del albergue un amor. Con la parada larga en Astorga llegué muy justita de tiempo, hacía mucho viento y de repente me dió como un poco de miedito ir sola “tan tarde”, por un bosque, con el ruido de los árboles, sola….que estaba “cagá” vamos, jajaja, así que como Mario estaba trabajando, llamé a mi amiga Bea, y me llevé hablando con ella los 2 últimos kilómetros antes de llegar. La seguridad que da tener alguien al otro lado del teléfono!! Gracias Bei! 😉

Foncebadón:

camino de santiago

Etapa 3: Foncebadón-Cacabelos: 43,5 kilómetros (8h 50 min). Etapa intensa pero preciosa. Comienza a adentrase en la comarca de El Bierzo, atravesando pueblecitos con un encanto especial. La contractura se había ido por completo y me permitió disfrutarla a tope. En esta etapa del Camino de Santiago hay una parada obligada y/o recomendada, y es Ponferrada. Si te coge al final de una etapa genial, pero si como en mi caso te pilla sólo de paso, merece la pena pararse un par de horitas y dedicarse a recorrer su casco histórico. Yo paseé por el Castillo templario y sus alredeores y comí en la Plaza.

Durante la etapa:

camino de santiago

camino de santiago

camino de santiago

camino de santiago

Qué peligro tengo ante una señal como ésta!! Pensé seriamente si desviarme para Quito, por poner un ejemplo!Que yo cuando “echo a andar”….. jajajaja

camino de santiago

Ponferrada:

camino de santiago

Etapa 4: Cacabelos-O Cebreiro: 36 kilómetros (7h 30 min). Esta es una de las etapas “estrella” del Camino de Santiago, especialmente conocida por la dura subida a O Cebreiro. Fue dura, sí, pero….cosas peores he visto (y hecho), la verdad! Además iba súper motivada porque allí es donde me daría Mario el encuentro. Y fue taaaan bonito, un sitio bien pequeñito, monísimo, música celta sonando de fondo, yo hablando con la del hostal (esta vez pasamos de albergues, de vez en cuando viene bien “darse un caprichito”, jeje) y al darme la vuelta apareció Mario de repente, fue un poco “escena de peli romanticona” de las que me gustan a mí! 😉

Pasamos una noche de tapeo, “pulpo parriba cervesita pabajo”, de gran categoría! Listos para el palizón de fin de semana que nos esperaba, jajaja. Si es que….juntos “la liamos parda”!!!

O Cebreiro:

camino de santiago

Amanece en O Cebreiro:

camino de santiago

camino de santiago

camino de santiago

Etapa 5: O Cebreiro-Villey: 43,5 kilómetros (8h 30 min): Empezamos la etapa bien tempranito y como siempre “dándolo to” y terminamos en un albergue con piscina a la que nos lanzamos de cabeza “na más llegar”. Que bien sienta una cervecita fresquita con la “tarea hecha” y encima en remojito! Casi ná!

camino de santiago

camino de santiago

camino de santiago

. Etapa 6: Villey-Palas de Rei: 43,5 kilómetros (6h 15 min). En esta etapa “nos vinimos arriba” y quisimos rememorar el camino que hicimos corriendo en un par de ocasiones, también a modo de entrenamiento para las carreras. Así que contratamos el taxi-mochila o como se llame y nos fuimos “con lo puesto”, parte de la etapa andando y parte corriendo. Ya metidos de lleno en “la romería” en que se convierte el Camino los últimos kilómetros del Camino Francés, pasando por el concurrido Sarria, donde la mayoría de peregrinos inician su Camino y por el bonito Portomarín.

Portomarín:

camino de santiago

camino de santiago

En el albergue de Palas de Rei:

camino de santiago

Etapa 7: Palas de Rei-Pedrouzo: 48 kilómetros (8h 45 min) . De nuevo una etapa disfrutona y dura. Y de nuevo sola, Mario de vuelta a Zamora y yo de vuelta al Camino de Santiago conmigo misma! No pensaba hacer tantos kilómetros al despertarme, la verdad, pero de esto que te encuentras fuerte, vital, optimista y con ganas de “comerte el mundo”…. un paso tras otro y tras otro y así sucesivamente hasta completar 48 kilometrazos!!!

camino de santiago

camino de santiago

Etapa 8: Pedrouzo-Negreira: 41 kilómteros (8 horas). Los 20 primeros kilómetros finalizaron con la llegada a Santiago de Compostela, y una vez más tengo que decir que esa entrada en la Plaza nunca defrauda, ese gaitero que siempre siempre siempre está bajo el arco de entrada a la Plaza, bien merece miles de abrazos, es el “culpable” de tantos sentimientos agolpados en un instante. Es sólo recordar cualquiera de las 6 veces que he atravesado ese arco para entrar en la Plaza del Obradoiro, y me emociono. De hecho siempre siempre estoy pensando cuando volver a vivir esa preciosa experiencia, y en estos momentos estoy súper feliz porque ya tenemos fecha y un reto bien grande (pronto os cuento).

Mi llegada en solitario a la Plaza del Obradoiro:

camino de santiago

Una vez disfrutado “mi momento” y después de tomarme una copa de Albariño con una buena empanada gallega retomé la etapa que había dejado a medias, y a partir de ahora empezaba un Camino totalmente distinto. Para empezar, la imagen de la Catedral según vas saliendo de Santiago es espectacular, imagen que no es posible divisar cuando llegas a Santiago. Es ir andando y dirigir la mirada continuamente hacia atrás para verla. Siento no tener foto de la Catedral saliendo de Santiago, pero iba “ensimismada” y ni saqué la cámara de fotos. Además se dice que de los mejores momentos no hay fotos, no hubo tiempo de tomarlas, disfrutando y exprimiendo al máximo el momento, jiji. Comenzaban las últimas etapas que me llevarían hasta el Cabo de Finisterre, un Camino completamente diferente, claramente menos concurrido de gente y de infraestructuras. Para mí estas últimas etapas fueron las mejores, otras sensaciones distintas, otros “aires” y otro ambiente francamente especial.

Etapa 9: Negreira-Olveiroa: 33,5 kilómetros (6h 30 min): Etapa por senderos preciosos y muy “tranquila” después de varios días seguidos de tiradas por encima de 40 kilómetros. La verdad es que andar es lo que tiene, que es empezar….y en seguida, en poco días, entras en un estado de “inercia” brutal, donde andar es un auténtico placer, una actividad altamente adictiva y súper meditativa. Me encanta! 🙂

En Olveiroa tuve otro agradable momento cocinando en el albergue con otros peregrinos, mayormente extranjeros, una coreana, un irlandes, 2 alemanes, un madrileño y una gaditana (yo), parece un chiste, pero no, no lo es, o si….jajajaja.

Olveiroa:

camino de santiago

camino de santiago

Etapa 10: Olveiroa-Muxia: 32 kilómetros (6 horas). Esta etapa la recuerdo especialmente emocionante porque a partir del kilómetro 25 se ve de repente, a lo lejos y sin previo aviso, el mar. Y bueno, que esto lo diga una gaditana sólo confirma una cosa: Mi conocido y evidente “novelerismo”, jajaja. Pero además de ser una novelera “de las guenas”, prometo que me emocioné de verdad, porque fué un momento “sorpresa” que no me esperaba.

A lo largo de los 32 kilómetros de esta etapa sólo ví un bar, en ocasiones pensaba que me tenía que haber equivocado de camino, pero no!. Y para más “Inri” cuando llegué al desvió donde estaba el bar me equivoqué y tuve que retroceder sobre mis pasos casi 2 kilómetros!!!! La lié parda, vamos. Pero tenía que volver a buscar el bar sí o sí, salí súper temprano sin desayunar pensando hacerlo a la hora de empezar a andar, más o menos como hacía cada día, pero no me esperaba esa ausencia de sitios donde “poder masticar algo”, jejeje. Y menos mal que lo hice, porque hasta Muxía no volví a ver ni uno más!

Muxía no es especialmente bonito, pero tampoco es feo, tiene un “algo” que hace que se esté a gusto, y lo mejor es que se entra desde la playa:

camino de santiago

Lo mejor fue el precioso atardecer que disfruté sentada a los pies del oxidado Faro, uno de los “momentazos” que todo viaje debe tener!  😉

camino de santiago

camino de santiago

Etapa 11: Muxía- FARO DE FINISTERRE: 33,5 kilómetros (6h 45 min): Y para finalizar esta aventurilla en solitario, empezamos bien el día! Me quedé dormida! y cuando abrí los ojos no había absolutamente nadie en ninguna litera. Me dí toda la prisa del mundo, me duché rápidamente y al salir de la ducha descubro que me olvidé la toalla en la habitación!! Tic tac tic tac, cabecita pensante….terminé secádome con papeles del lavabo, un numerito! Pero bueno, seamos sinceros…la toalla del decatlon es muy ligerita y muy apañá pero…no nos engañemos, seca más bien poquito, jajaja, así que, tampoco estuvo tan mal! 😉

Esta etapa fue muy muy muy intensa en sensaciones, estaba emocionada y con unas ganas locas de llegar, tantas que una vez en Finisterre (ciudad) en lugar de buscar alojamiento como hacían muchos peregrinos, continué con mi mochila los pocos kilómetros que quedaban por una carretera ascendente hasta llegar al conocido y bonito Faro de Finisterre en el Cabo del fin del mundo. Cuenta la historia que los romanos creían que este era el punto más occidental de la Tierra y que justo aquí el mundo se acababa.

camino de santiago

camino de santiago

finisterre

camino de santiago

camino de santiago

Una vez hechas las fotos de la llegada y las llamadas correspondientes para comunicar mi llegada a Mario y a mi familia, me compré una cervecita y me senté un rato a contemplar la inmensidad del mar, a la vez que hacía balance de esos 11 intensos, felices e inolvidables días. Era la primera vez que estaba allí pero sabía positivamente que no sería la última. Unas horas después  y tras buscar alojamiento, este Camino de Santiago tuvo un broche de oro: Mario y yo contemplábamos el impactante atardecer juntos con una buena cerveza fresca, por delante teníamos un preciosa noche gallega de celebración!.Volvía a ser viernes y Mario vino de nuevo a darme el encuentro para recorrer unos días la Ruta de los Faros de la Costa de la Morte, pero eso ya os lo cuento en otra ocasión.  😉

camino de santiago

Después de hacer varias veces el Camino tengo la sensación que el Camino no finaliza hasta que no llegas a Fisterra, donde ya es imposible avanzar más. Ese es el final, que no el fin. 😉

Por falta de tiempo no me dí media vuelta de nuevo hasta Santiago, pero así tengo la “excusa” perfecta para volver!  🙂

camino de santiago

camino de santiago

Hacer el Camino de Santiago es aprender, de ti, de la gente, aprender a dejar atrás lo innecesario valorando lo realmente importante. Es conocerse, perderse, encontrarse y volverse a perder. Es compartir, sonreir, llorar, añorar. Es díficil de explicar, hay que vivirlo en primera persona para poder sacarle todo el jugo.

Pido perdón por la calidad de las fotos, la mayoría están hechas con mi (chungo) móvil.

Pronto os cuento los planes para el siguiente Camino de Santiago que intentaremos que tenga una “finalidad solidaria” para seguir echando una mano desde nuestro proyecto”4×4: kilómetros solidarios”.  Esperando que hayas pasado un ratito agradable leyéndome y que, si aún no has hecho el Camino, te haya “despertado” el gusanillo del peregrino y te hayan entrado unas ganas locas de echarte la mochila a la espalda y experimentar. Ojalá!

Gracias a todos por estar por aquí. Muchos besitos. Se os quiere.

Lauri.

Compártelo: