Proyectos en Ruta > Fotográfico > Inle Lake en imágenes

Inle Lake en imágenes

La animada vida de Inle Lake en fotos

jueves, 25 febrero, 2016
Inle

Si Bagán nos gustó, Inle Lake nos ha encantado. Sin duda son los 2 sitios que no debes perderte si viajas a Myanmar. Si tienes pocos días para visitar este país, apúntatelos en “obligados”, de verdad que no defraudan.

El Lago Inle se encuentra en el estado de Shan, rodeado de montañas y a casi 900 metros sobre el nivel del mar. Sus aguas son muy poco profundas, de hecho es fácil ver el fondo desde la barca, y sus orillas están pobladas por casi 200 aldeas, donde el estilo de vida, por su ubicación tan característica, es único.

Llegamos a Inle después de 3 días de entretenido trekking desde Kalaw, donde dormimos en poblados donde parece que el tiempo se ha detenido y en un monasterio budista lleno de pequeños monjes. El trekking finalizó en un pequeño pueblito al suroeste del lago, y desde ahí, una barca nos llevó a Nyaung- Shwe, un pueblo situado al norte del lago, unido a él por un canal, donde se encuentran la mayoría de los alojamientos, y donde nos esperaban nuestras queridas mochilas. Durante el paseo en barca, pudimos hacernos una idea de lo que era la vida alrededor del lago, pero no pudimos evitar que nos llevaran a las clásicas tiendas y talleres de artesanía local amigotas del barquero. Al día siguiente, aún sabiendo que para poder ver bien de cerca la vida de Inle Lake lo mejor era contratar un paseo en barquita por el lago, nosotros nos resistimos un poco al principio, la verdad, porque pensábamos que sería una “turistada” más, y que seguro nos llevarían a un montón de tiendas y sitios preparados como el día anterior. Afortunadamente, cambiamos de opinión y nos decidimos a contratar el paseo, que finalmente se convertiría en una de las mejores experiencias del viaje.

Lo mejor es olvidarse de tours organizados e irse directamente al embarcadero y negociar allí mismo el precio del paseito en barca. Basta con decirle a la persona que llevará la barca que no quieres “ir de tiendas” y listo. El precio de la barca oscila entre los 15.000 y 25.000 kyats en función de las personas que vayan, y dura las horas que quieras hasta la puesta de sol. Nosotros pagamos 22.000 kyats porque íbamos 5 personas (lo máximo que permite la barca, ya que se va sentado en “sillas”). Después de estar 8 horas dando vueltas en la barca nos dimos cuenta de que es la única forma de conocerlo y recorrerlo bien, de poder observar de cerca la animada y genuina vida de sus gentes, de disfrutar de la calma y tranquilidad que evocan sus pescadores desde bien entrada la mañana, y de admirar uno de los atardeceres más bonitos que puedes ver en el país, y uno de los más bonitos que nosotros hayamos visto. Y que esto lo digan dos gaditanos, acostumbrados a diario a unas puestas de sol disparatadas en nuestra querida y añorada playita, tiene peso.  😉

Aparte de la puesta de sol, sin duda el mayor reclamo que tiene el lago son sus pescadores, que utilizan técnicas de pesca únicas y extremadamente curiosas, haciendo “alarde” de un equilibrio envidiable. Ríete tú de los ejercicios de propiocepción que nos gastamos en occidente. Perdería el tiempo en explicároslas, pero creo que las fotos hablan por sí mismas.

Pescadores trabajando desde temprano:

pescador

pescador en Inle

pescador

pescador

pescador

pescador

pescador

pescador

inle lake

pescador

inle lake

inle lake

Simpatiquísimos:

pescador

Con técnicas únicas y a un pie:

pescador

inle lake

inle lake

inle lake

Cual autopista a través de los canales del lago puedes ver señales indicando los nombres de cada aldea, la mayoría de ellas construidas sobre las aguas del lago, donde el principal transporte para desplazarse es la barca:

aldea

aldea

casa flotante

aldea

casa flotante

barca

barca

aldea

casa flotante

aldea

casa flotante

Si hay algo por lo que destaca Myanmar es por su gente. La gente es fantástica, súper sonriente y encantadora, siempre dispuestos a echar una mano:

sonrisa

gente simpática

Incluso les encanta posar para la cámara:  🙂

posando

Entre las muchas paradas que se pueden hacer en el trayecto, una de las más destacadas es para darte un paseito por el pequeño pueblo Indein, donde tendrás que hacer una pequeña subida a pie para contemplar antiguas y algo desvencijadas pagodas:

Indein

Por el camino podrás ver también otras pagodas y templos:

pagodas

También son típicos en el lago los mercados flotantes, donde venden de todo un poco, desde bisutería hasta frutas, verduras e incluso pescado:

mercado flotante

mercados flotantes

En algunos poblados a orillas del lago es posible bajarse para dar un paseo y observar de cerquita y de primera mano el día a día de sus gentes. Niños en colegios, agricultores metidos en faena en sus huertos flotantes, animales pegándose un chapuzón, etc.   😉

niños

agricultor

aldea

chapuzon

Y ya cuando el día va llegando a su fin es una delicia pararse a contemplar el atardecer, viendo como los pescadores acaban su largo día de trabajo. El ambiente evoca paz y tranquilidad. Es una gozada!

pescador

atardecer

atardecer

atardecer

atardecer

atardecer

atardecer

atardecer

Estaréis de acuerdo conmigo en que este lago es una auténtica maravilla, pero lo ideal es que seáis vosotros mismos quienes lo disfrutéis en persona, porque a pesar de las fotos, es difícil plasmar en palabras la experiencia. Pronto os comparto un post con itinerario y presupuesto detallado para viajar 3 semanas por Myanmar. Os aseguro que es un país que merece muchísimo la pena conocer, ahora que el turismo aún es escaso y la autenticidad de la gente está asegurada.  😉

 

 

 

Compártelo:

Etiquetas: