Proyectos en Ruta > Viajero > Myanmar en 3 semanas. Parte 1.

Myanmar en 3 semanas. Parte 1.

Itinerario y presupuesto para recorrer Myanmar en 3 semanas

Viernes, 15 julio, 2016
Lago Inle

Viajar a Myanmar (Birmania) “está de moda”. Probablemente sea el país “más desconocido” del Sudeste Asiático y sin duda uno de los más atractivos, ya que aún conserva ese aire genuino no “contaminado” por el turismo. Pero obviamente esta situación no será siempre así, ya hace unos años que Myanmar se abrió al turismo y poco a poco se van mejorando infraestructuras y aumentando cada año el número de personas que visitan el país. Así que viajar ahora a este país es una buena opción, antes de que el turismo masivo acabe acaparándolo todo.

Si decides viajar a Myanmar por tu cuenta debes saber que la aventura y las experiencias insólitas están aseguradas. La mayoría de la población no habla inglés y muchas veces resulta complicada la comunicación, haciéndose difícil incluso pedir arroz blanco (nos ha pasado!!! una vez tuvimos que entrar en la cocina y buscar el arroz y señalarlo para que supieran lo que queríamos, jeje). También es importante que vayas preparado para pagar “precios desorbitados” por hoteles que no lo valen. Y es que Myanmar es el país de peor relación calidad-precio de todo el Sudeste. Prepárate también para “soportar” largos trayectos en bus para distancias no tan largas por carreteras de “dudosa seguridad”, jejeje, para estas situaciones viene muy bien buenas dosis de meditación. Pero si te gustan los viajes sin planificar y “dejarte llevar”, vas a disfrutar de lo lindo!!  😉

Lo primero que necesitas es el visado, sabemos que puede hacerse online desde España, pero si te encuentras viajando por el Sudeste Asiático (algo mucho más habitual de lo que puedes pensar, no os creeríais la cantidad de gente que hemos conocido viajando “por largo tiempo”, no hemos conocido a casi nadie que regresara a su casa en menos de 3 meses, jajaja. ¿Te animas?  😉  ) lo mejor es que lo tramites personalmente en la embajada de Myanmar en Bangkok (Thailandia), Hanoi (Vietnam) o Luang Prabang (Laos). Nosotros lo hicimos en Bangkok. Puedes tramitarlo de forma “urgente”, de un día para otro, o esperar un par de días y obtenerlo más económico. Esto último fue lo que nosotros hicimos, esperamos un par de días y nos salió cada visado por el módico precio de 22 euros. Visado que tiene una validez de 28 días desde el día que entras a Myanmar.

Antes de empezar a detallar el itinerario propuesto y presupuesto aproximado para 3 semanas me gustaría destacar que lo mejor de todo Myanmar es su gente. Esto puede sonar a tópico, y más viniendo de mí, que siempre recalco lo mismo. Pero los birmanos son especialmente encantadores y encontrarás gente (no sólo niños, adultos también) que te observan curiosos y tímidos, y otros que salen a los caminos con unas sonrisas (carente de dientes la mayoría!!) enormes y agitando fuertemente la mano saludando a nuestro paso. La “inocencia” de quien no conoce el turismo llama muchísimo la atención. Así que podría asegurar que estas sonrisas son de las más verdaderas que hemos encontrado.

Como hice con Vietnam os propongo este itinerario para 21 días, que fue el que nosotros hicimos y os contaré que sitios merecen la pena y cuales merecen ser “pasados por alto”, no todo es “bonito” y es importante ser realistas, sobre todo en lo referente a suciedad y ciudades donde hay tanta gente que “no entra ni un alfiler”.

HPA-AN (2 días): Entramos en Myanmar por tierra en la frontera al Norte de Thailandia, en Mae Sot. No tienes más que pasar andando el “puente de la amistad” que separa ambos países y en apenas 3 minutos y tras sellar tu pasaporte, estarás oficialmente en Myanmar y empezarás a ver manchas rojas, enormes, en el suelo. A partir de este momento intenta acostumbrarte desde YA MISMO a esto, jajajaja. Una desagradable costumbre que tienen los birmanos es la de masticar hojas de betel durante horas, hasta que sus dientes se tiñen y tienen tanta saliva roja acumulada que no tienen más remedio que escupir, y no son escupitajos pequeñitos, no!! Son repugnantes y asquerosos!! A mi personalmente me daban mucho asquito y nunca llegué a acostumbrarme.

frontera

Tras pensar mucho si subía esta foto, al final he decidido hacerlo. Espero “no herir sensibilidades”, jajajaja. Aquí un escupitajo en toda regla, de los que está tooodo el suelo del país lleno.

Betel

Para llegar a Hpa-An, una vez pasado el puente,puedes coger un bus o “pactar” con un coche compartido. Nosotros optamos por el coche y fue un viajede más de 5 horas y muy intensito, jajaja, compartíamos coche con un monje y con una familia con 2 niños que, tras varios baches, uno de ellos terminó vomitandole al hermano pequeño encima!!! Y fue en este momento cuando nos “dieron una lección gratuita de humanidad” en toda regla. La familia ni se inmutó y trataron la situación con una calma asombrosa.

Hpa-An en sí no tiene gran atractivo pero sus alrededores son extraordinarios. Una pequeña joyita que no nos esperábamos. Es necesario alquilar una moto (unos 6 euros con gasolina incluida) para recorrer sus caminos, llenos de tierra eso sí, donde podrás ver pequeñas aldeas “salpicadas” entre el paisaje, gente saludando a tu paso, varias cuevas, una cascada, un jardín con mil budas, unas formaciones montañosas muy originales y un atardecer de vértigo.

Hpa-An

Hpa-An

Hpa-An

Hpa-An

Hpa-An

Hpa-An

Hpa-An

Hpa-An

Hpa-An

Hpa-An

Hpa-An

Como curiosidad, tuvimos que pasar las 2 noches en Hpa-An en la azotea de un hotel, hotel que recomendamos sí o sí, se llama Galaxy y los propietarios se portaron con nosotros de categoría. Nos prepararon colchones y mantas en la azotea y casi sin darnos cuenta pasamos 2 noches bien distintas al resto, con buenas vistas y mucho espacio para hacer nuestra práctica diaria de Yoga. Teníamos que buscarle el lado positivo a la situación, jejeje. Y, ¿cómo fuimos a parar allí?. Pues porque todos los hoteles estaban completos y en el único que había habitaciones disponibles costaba 30 dólares la noche!!!. Sé que tú, que estás leyendo esto, pensarás que 30 dólares no es caro!! No has visto el sitio ni las condiciones!. Y ese precio es un abuso en aquella zona. Así que pedimos dormir en la azotea y no pusieron ninguna pega. Además, íbamos “recomendados” por Ana y Alberto, unos chicos que conocimos en Bangkok y quienes habían hecho lo mismo.

Hpa-An

Amanecer desde nuestra azotea:

Hpa-An

YANGÓN (1 día): Antigua capital del país hasta el 2005. No os voy a mentir, a nosotros no nos gustó absolutamente nada, para gustos colores, obviamente, pero a nosotros nos bastaron apenas 24 horas para “salir despavoridos” de allí. El trayecto en bus desde Hpa-An hasta Yangón duró unas 7 horas. Y a esto hubo que sumarle otra hora más desde la estación de bus hasta el centro de la ciudad. Cuando llegamos los 2 tuvimos la misma sensación y pensamientos: “mañana mismo nos vamos de aqui”. Una ciudad caótica, con hoteles sucios, feos y deprimentes por no menos de 20 dólares. Después de muchas vueltas y súper cansados finalmente nos quedamos en el Okinawa Hotel, una habitación enana con un colchón en el suelo y baños compartidos! Menos mal que incluía el desayuno, jajaja. Llegamos ya casi de noche (y eso que salimos de Hpa-An a las 9 de la mañana)y salimos a buscar algo para cenar. Sólo había puestos callejeros con sillas enanas (esto no supone ningún problema!) muy muy muy sucios. Nosotros no somos precisamente “especialitos” con la comida, pero después de estar cerca de una hora buscando finalmente terminamos sentados en una de esas sillas enanas comiendo arroz blanco con un huevo frito. Agotados nos fuimos a descansar con la decidión ya tomada de irnos al día siguiente. La mañana la aprovechamos para ver la Sule Pagodauna de las mayores pagodas de Asia, en cuyo interior se conservan algunos cabellos de Buda.

Yangón

Yangón

Como os contaba en el post de las revisiones dentales es frecuente ver a la gente con los “coloretes birmanos”, thanaka.

Yangón

Yangón

Lo más destacable de Yangón son sus edificios coloniales, que de vez en cuando “se dejan ver” en las grandes avenidas.

Yangón

Y aquí una de las razones por las que, casi sin darme cuenta, me he pasado a la dieta vegetariana, jajaja.

Yangón

BAGÁN (5 días): Tras un bus nocturno de más de 9 horas llegamos a uno de los sitios “estrella” del viaje. Como recomendación de alojamiento os diré que os quedéis con este nombre, Jasmine Villa, es el más barato de toda la zona, fuimos siguiendo el consejo de varios viajeros y fue todo un acierto. En principio íbamos para un par de días, pero estábamos taaan a gustito que finalmente estuvimos 5. Para no repetirme mucho, puedes leer toda la información de Bagán y ver muchas fotitos aquí. Pero obviamente no voy a dejar este post sin fotos de Bagán!!!

Bagán

Bagán

Bagán

Bagán

Bagán

Bagán

Bagán

Bagán

KALAW (1 día): Tras nuestra estancia en Bagán cogimos un bus de 8 horas hasta llegar a Kalaw, desde donde salen la mayoría de trekkings hasta el Lago Inle. Una vez más nuestra intención era hacerlo por nuestra cuenta, pero tras informarnos en condiciones preguntando en agencias y hablando con viajeros, tomamos la decisión final de contratarlo. Y es que como después pudimos comprobar, los caminos no eran absolutamente nada intuitivos, durante el trekking atravesamos en varias ocasiones cultivos que en ningún momento se nos hubiera pasado por la cabeza atravesar. Así que la decisión fue acertada. Además, gracias al trekking conocimos a gente maravillosa de la que pronto os hablaré en el post de “viva la gente”. 😉

En Kalaw os daría una recomendación y es que no os quedéis en el Golden Lily Guest House, tenían probablemente los baños más asquerosos de todo el Sudeste Asiático!!!

Y hasta aquí la primera parte del post. Para que no resultara excesivamente largo he decidido hacerlo en 2 partes. Así que si tienes ganas de viajar a Myanmar, no te pierdas “la segunda entrega“, jejeje. Aún queda el trekking, el Lago Inle, Hisipaw y mucho más!!! Estáte atento.

Como siempre, muchísimas gracias por leerme.

Muchos besitos a todos.

Lauri.

 

 

 

 

 

Compártelo:

Etiquetas: