Proyectos en Ruta > Kilométrico > Mochila para un trekking

Mochila para un trekking

Consejos para preparar tu mochila para hacer un trekking, y no olvidar lo imprescindible

Miércoles, 12 octubre, 2016
mochila

Aquí estoy de nuevo con un post “kilométrico” de los que me gustan a mí. Los que habéis leído alguna vez el blog ya sabéis que una de las cosas que más me gusta es viajar haciendo trekking. Esta vez vengo con unos consejitos (desde mi humilde experiencia) para que preparéis vuestra mochila para un trekking y una pequeña lista de “clásicos básicos” que no debes olvidar. La lista está hecha presuponiendo que el trekking es por montaña y/o durante climas fríos, o ligeramente fresquitos. ¡Empezamos! 😉

Una cosa que considero importante es la elección de la mochila. El modelo de la mochila puede ser algo que a priori no tiene mucha importancia, pero yo desde que descubrí la mochila forclaz del decathlon no entiendo como la gente viaja con otras mochilas que no sea esta, jajaja. El motivo fundamental que hace que esta mochila “me vuelva loca” es la cremallera frontal, que te permite acceder a la mochila de una vez, viéndola toda de un vistazo con solo abrir la cremallera. La de 40 litros es la que me ha acompañado durante varios años y en infinidad de viajes. Para el último viaje por Asia mi mami me hizo un regalazo, la misma mochila forclaz pero de 50 litros, con eso de que iba a estar más tiempo fuera y necesitaría algo más de espacio. Son ideales, las 2. A mí me tienen “enamoraita perdía”  😉

forclaz 40

forclaz 50

Otro factor importante a tener en cuenta es el peso de la mochila. No debemos olvidar, incluso si haces el trekking con porteadores, que la mochila tiene que ser cargada por tí o por otra persona, y no queremos destrozarnos la espalda ni fastidiar a los demás con un exceso de peso. Suele ser normal “pecar de precavido”, el típico “esto por si acaso”, podría decirse que somos capaces de llenar una mochila enterita a base de “por si” y finalmente justo esos “por si” ni siquiera han salido de la mochila en todo el trekking. A mí me ha pasado tantas veces que da susto, y lo peor de todo es que me sigue pasando, jajajaja, cada vez menos, eso sí. Elige un peso que puedas llevar a la espalda cómodamente sin necesidad de sesiones diarias de fisio, jejeje. Suele decirse que el peso ideal de la mochila debe ser un 10% de tu peso, pero esto a veces es muy difícil de hacer. Por ejemplo, mi peso es 50 kilos, así que por esa regla de 3 mi mochila debería pesar 5 kilos. Obviamente ese peso es casi imperceptible para mi espalda, de hecho mi Camino de Santiago, el que hice sola de León a Finisterre, lo hice con una mochila que rondaba los 4.5 kilos y fué una maravilla. Pero claro era septiembre, calorcito, buen tiempo, etc, apenas llevaba una manguita larga y poco más. En trekking de verano puede resultar fácil. Pero por ejemplo en la Vía Francígena mi mochila pesaba unos 10 kilos, y se me hizo muy muy duro andar una media de 6, 7 ,8 horas diarias con ese peso. Así que, es sólo mi opinión, lo ideal para mí son unos 6-7 kilos. Así que podría ser una buena “fórmula” calcular el 10% de tu peso corporal y añadirle algún kilito extra, jejeje, sin pasarse. 😉

Aquí os dejo mi lista para hacer una mochila para un trekking:

Imprescindibles:

.  Saco de dormir. Olvídate de esos sacos “ochenteros” imposibles de llevar, sí, esos que todo el que ha sido scout ha tenido alguna vez, jejeje, que pesan una barbaridad y ocupan aún más. Actualmente hay sacos que una vez doblados ni pesan ni ocupan ni “ná de ná”, todo dependerá de la temperatura de confort del saco. Yo viajo con uno básico, de decathlon también.

saco de dormir

.  Impermeables. Para tí y para tu mochila. Imagínate que estás en plena naturaleza, empieza a llover como si no hubiera un mañana y el primer techo donde resguardarse está a kilómetros de distancia. ¡Que no “panda el cúnico”! sacas de tu mochila tu pantalón impermeable y tu poncho y le pones el “cubremochilas” a tu mochila (algunas lo llevan ya incorporado). Y a seguir caminando. ¡Sólo es agua!

impermeable

.  Toalla de microfibra del decathlón. (Algún día Decathlón debería patrocinarme, jajaja). ¿Quién no ha dicho alguna vez “esta toalla no seca ná”? Y es que es verdad que a veces parece que moja más en lugar de secar, jajaja, pero sin duda es la mejor opción para llevarte una toalla, apenas seca y bueno, esa sensación de no secar no ocurre siempre. La mía tiene más de 5 años y seca de maravilla. Tal vez sea eso, lo mejor es una toalla de microfibra, pero con solera, que esté bien “curraita”.  😉

.  Botiquín básico de primeros auxilios. Aquí yo suelo “sacar mala nota” porque apenas llevo nada. He visto a gente que en lugar de botiquín pareciera que llevaran una unidad móvil encima. Eso sí, después tienen recursos para todo. Un término medio estaría bien, ni tan escasito como el mío ni tan excesivo como el de algunos. Cosas básicas: tiritas, iboprofeno, gasas, tijeritas pequeñas, sales o suero para hidratar,agua oxigenada, algún antidiarréico, etc. Porque seguro que no querrás verte de esta guisa si te cortas un dedito, como me pasó a mí en la Via Francígena, jejeje.

botiquin

.  Camisetas térmicas. Yo suelo llevar 3. Dos de ellas las uso para andar y son las que voy lavando como buenamente se puede por el camino y la tercera la dejo siempre reservadita para el final de la “jornada”, una vez duchadita y limpita. Es parte del “look” para ir a tomar una buena cervecita y reponer líquido, jijiji.

Camisetas mangas cortas y/o tirantes: Como no suelen ocupar mucho aquí es donde normalmente se me vá más la pinza. A ver, analizándolo objetivamente, sería suficiente con 3 o 4, por ejemplo 3 para usar en el día a día e ir lavando sobre la marcha y la cuarta tenerla como “ropa seca” para cambiarte una vez finalizada la etapa kilométrica diaria.

Un par de polares: Una vez más podemos recurrir a Decathlon, los básicos están bien de precio y abrigan.

.  Chaquetón estilo plumas: Para empezar las caminatas bien tempranito es necesario abrigarse, un plumas es lo mejor, porque apenas pesa y suele ocupar poquito espacio, lo “espachurras” en la mochila y listo! jejeje. Y es fundamental también para ese momento “cerveceo alegre” al final del dia, con tu look “arreglao pero informal”!! 😉

Plumas de este estilo, como el que nos compramos en Vietnam.

trekking

trekking

trekking

.  Calcetines: Varios que uses para caminar y un par más gorditos, si eres igual de frioler@ que yo, jejeje, para dormir…. ya sabéis, ese “modelazo” calcetines sobre pijama tan sexy, jajajaja. :p

Pijama: Lo más calentito posible, insisto, si para ti el frío es un handicap como para mí. Es más, os confieso que también suelo llevar unos leotardos o leggins de “pelitos”, súper calentitos, para ponerme debajo del pijama. Y no, no me sobra absolutamente nada, jajaja. Imagináos el frío tan horroroso que tenía yo por ejemplo, en el trekking del Annapurna durmiendo a más de 4.000 metros. Ay oma!!

.  Zapatillas deportivas: Importante importantísimo, que no sean nuevas. No cometas el error de estrenar calzado en un trekking. Es fundamental que las que lleves estén bien “curraitas” para evitar ampollas y molestias.

Así de “chungas” por ejemplo van bien, jajaja.

trekking

Chanclas para la ducha: Porque no querrás pillar hongos en esas “duchas tan higiénicas” (entiéndase la ironía) que te vas a encontrar por el mundo, jajaja. Unas cangrejeras tampoco van mal, jijiji

Neceser pequeñito: Yo suelo llevar lo justito. Cepillo de dientes, hilo dental, un bote pequeñito de crema hidratante nivea, bastoncitos para los oidos, desodorante tamaño “mini” y 2 botecitos, uno con gel y otro con champú. Y poco más.

.  Guantes, gorros y otros “artículos de invierno”: Podrían ser recomendables, aunque para mí son imprescindibles!

.  Crema solar y protector labial: Aunque haga mucho mucho frío, del Sol siempre hay que protegerse. Y más a alturas elevadas.

Recomendables:

.  Gafas de Sol.

.  Pastillas potabilizadoras para el agua: Especialmente útil en montaña donde es difícil encontrar agua embotellada. Aunque a veces el agua en alta montaña puede beberse casi directamente de un río.

.  Manta térmica: Sólo hemos tenido que usarla en una ocasión, en el trekking por el Atlas de Marruecos, para dejársela a un chico mientras nosotros subíamos a la cima de Mgoun.

.  Frontal y pilas de repuesto: En realidad creo que deberían estar en la lista de imprescindibles. Nunca se sabe que te va a deparar un camino. A nosotros en más de una ocasión (y de 2 y de 3, jajaja) se nos ha hecho de noche en plena ruta y hemos tenido que “tirar de frontales”. Y también son súper útiles para empezar a caminar bien tempranito, antes de que comience a amanecer.

Aquí en el trekking de Annapurna a las 5.oo am lista para subir al Poon Hill para ver desde allí el amanecer. Espectacular por cierto.

trekking

trekking

trekking

trekking

trekking

trekking

.  Papel higiénico y/o clínex: Este “tema” personalmente me obsesiona un poco, jajaja. Lo he metido en recomendable, aunque para mí sea completamente imprescindible, jajaja. Necesito saber que no me va a faltar papel higiénico cuando voy al baño, que igual estoy yo loca, jajajaja.

Aquí en Myanmar con una de mis “últimas adquisiciones”, jajaja:

trekking

Y lo que nunca nunca nunca te puede faltar en tu mochila es una sonrisa enorme y una actitud positiva ante las adversidades y problemas que vayan surgiendo. Tú sonríe, respira y busca soluciones! 🙂

Y hasta aquí un poco el resumen de lo que nunca falta en mis mochilas cuando voy de trekking. No sé si le servirá a alguien, ojalá! Una vez más he sido incapaz de escribir un post “serio”, que sirviera de “referente”, jajaajaja. Siempre empiezo a escribir con esa intención, y no sé qué puñetas me pasa sobre la marcha…que me van saliendo un montón de pamplinas, sorry!! 😉

Y ya que estamos hablando de trekking y de todo un poco, aquí os dejo el enlace a la entrada donde os explico nuestro último reto solidario, para el que necesitamos de vuestra ayuda activamente, es más, sin vosotros es totalmente imposible conseguirlo. Así que desde aquí os animo y os pido por favor que compartáis para que pueda llegar a más gente y podamos recaudar dinero para la Ong Kubuka-más por ellos y para la Plataforma de afectados por la ELA.

Muchísimas gracias a todos por leer, por estar y por apoyar.

Muchos besitos.

Lauri.  🙂

Compártelo:

Etiquetas:
Laura

Proyectos en Ruta es un blog de viajes, pero no un blog de viajes "al uso", es el blog de UN VIAJE: el mío, el tuyo, ¡el nuestro! Queremos compartir contigo la experiencia de salir de "nuestro mundo" para conocer, sentir, experimentar, ayudar, aprender, valorar, crecer, inspirar... todo ello con nuestra mochila cargada de proyectos. ¿Nos acompañas?

De qué va esto

Suscríbete al blog

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 93 suscriptores

¿Dónde estamos ahora?

Koh Phan Gan