Proyectos en Ruta > Odontológico > Revisiones dentales en Colabora Birmania

Revisiones dentales en Colabora Birmania

Revisiones dentales en Thailandia

martes, 2 febrero, 2016
foto de grupo

Tras 2 meses con el proyecto odontológico un pelín “aparcado” debido, entre otras cosas a nuestro mes intensivo en India certificándonos como profesores de Asthanga Yoga, retomamos de nuevo las revisiones dentales. Estamos en Mae Sot, en Thailandia, a escasos kilómetros de la frontera con Myanmar (la antigua Birmania). La ciudad no es en absoluto turística, la mayoría de mochileros llegan a ella únicamente para poder pasar por tierra a la vecina Birmania. A parte de estos, el resto de occidentales que vienen, o que incluso viven aquí, lo hacen generalmente porque trabajan en ONG’s centradas en la ayuda a los refugiados birmanos que se encuentran en las zonas fronterizas con Thailandia, muchos de ellos en situación irregular. Hemos quedado a las 9.30 de la mañana con Javier, uno de los creadores de la fundación Colabora Birmania, y con él vamos hasta la oficina de la fundación, donde conocímos a Rebeca y Aung Myo Swe, y donde todo el equipo trabaja diariamente para que los proyectos de la fundación salgan adelante y funcionen perfectamente. Para que conozcáis un poco el origen de la asociación, todo surgió cuando allá por el 2008 cuatro personas se conocieron en Mae Sot haciendo un voluntariado en escuelas de inmigrantes birmanos. Después de esa experiencia decidieron crear una organización para ayudar a los refugiados birmanos, y un año después surge Colabora Birmania.

Colabora Birmania tiene varios proyectos en territorio thailandés y birmano.

.  El primer proyecto que vamos a conocer es la guardería Chicken School, donde hacemos las revisiones dentales a 70 niños. La guardería ha pasado de tener 25 niños inscritos en el 2010 a 126 niños actualmente, aunque no todos acuden. Colabora Birmania financia el 100% de la guardería asumiendo los gastos del alquiler, salarios de los profesores, material escolar y una comida al día, siendo esto último de gran importancia ya que es un motivo de peso para que los padres lleven a los niños a la escuela. Cuando llegamos los niños estan en clases atendiendo a sus profes pero de un salto vienen hacia nosotros a saludarnos y curiosear. Rápidamente se sientan en el suelo muy cerquita nuestra, mientras yo preparo el material para hacerles las revisiones. Son niños y niñas pequeñitos/as, de edades comprendidas entre 3 y 7 años. Llama la atención, y en las fotos lo veréis ahora, una especie de “coloretes birmanos”, como yo los llamo, se trata de Thanaka, una pasta hecha de la corteza del árbol del mismo nombre de color amarillo clarito, casi blanco, de olor similar al sándalo, que usan hombres, mujeres y niños en Myanmar por tener, entre otras propiedades, un potente efecto protector frente a los rayos del Sol. A mí me parece que son muy favorecedores y que sientan fenomenal, ¿no os parece? 😉

thanaka

thanaka

thanaka

thanaka

thanaka

Los pequeños una vez más fueron súper colaboradores, algo tímidos al principio, pero pronto tomaron confianza. Esta vez el resultado de las revisiones fué de “peor pronóstico” que otras veces, y es que de esos 70 niños, aproximadamente un 90% tienen caries que tratarse o piezas para extraer. 🙁   Esperamos que usen mucho mucho mucho los cepillos de dientes que les hemos dado y que no sigan empeorando. Aquí sería necesario una “actuación odontológica” en condiciones, con material apropiado para llevar a cabo los tratamientos (anestesias, turbinas, equipos de esterilización, fórceps, etc). Pero la situación es muy delicada porque si bien, los niños tienen un permiso de residencia del gobierno tailandés mientras están escolarizados, la inmensa mayoría de los padres se encuentran en Tailandia en situación irregular, trabajando en las plantaciones de manera ilegal por salarios miserables que obviamente no les permite llevar a los niños al dentista, y además, corren el riesgo de que los cojan en los numerosos controles existentes y los deporten de nuevo a su país. Esperemos que la situación se vaya arreglando poquito a poco, porque el drama de los refugiados en cualquier parte del mundo sigue afectando al fin y al cabo, a gente inocente, gente normal, como cualquiera de nosotros.

Aquí os dejo algunas fotitos de la guardería y del momento de las revisiones y entrega de los cepillos de dientes, que los pequeños recibían con una bonita sonrisa y con un “kyeizu tin ba de”, lo que viene siendo “gracias” en Birmano y que a mi me costó muchos minutos memorizar, jajaja, parecía Dory, el pescadito de Nemo que pierde la memoria cada 4 segundos.

 

school

revision

birmanos

revisiones

cepillos dentales

school

revisiones

revisiones

revisiones

revisiones

birmanos

revisiones

revisiones

cepillos dentales

revisiones

revisiones

revisiones

revisiones

birmano

 

birmana

birmano

revisiones

revisiones

birmanos

revisionesbirmanos

besos

cepillos dentales

.  El segundo proyecto que fuimos a conocer fué el orfanato Safe House, donde viven más de 80 niños, algunos huérfanos, y otros que fueron dejados por sus padres por no poder atenderlos. En cualquier caso, todos víctimas de los conflictos vividos en la vecina Birmania. Aquí los niños son menos tímidos  que los de la guardería y nada más llegar vienen a saludar entre risas y mucho alboroto, se respira muy buen ambiente y se nota que los niños están a gusto allí. Los hay de todas las edades, desde pequeñitos de 2 años hasta adolescentes de 15 años. En esta ocasión las revisiones fueron bastante positivas, de 54 niños que ví apenas 5 tienen algún problema que deba tratarse, básicamente empastes y tal vez alguna endodoncia. Hemos pensado que una buena forma de invertir el dinero que hemos recaudado gracias a vuestras generosas  aportaciones sería hacernos cargo del coste del dentista de los niños que deben tratarse de forma más urgente, para por lo menos quitarles el dolor de muelas, que es horrososo. ¡Esperamos que os parezca buena idea!

Aqui tenéis algunas fotitos de las revisiones en el orfanato, donde como viene siendo costumbre también dejamos nuestra “obra de arte”, jajaja, nuestro mural de dientecitos felices. Estamos depurando la técnica y cada vez somos más eficaces y eficientes en su elaboración, jejeje, ya somos capaces de hacer cada mural en aproximadamente 1 horita.  😉

mural

juegos

revisiones

birmana

revisiones

revisiones

revisiones

revisiones

revisiones

birmana

revisiones

risas

birmano

Y hasta aquí los 2 proyectos que hemos conocido hasta ahora y donde hemos hecho las revisiones dentales. Hoy es día de relax, de investigar un poco las opciones para pasar a Myanmar y una vez allí decidir que recorrido seguir, más o menos, porque si en algo se está caracterizando este viaje es en “pulir el arte de improvisar”, jajaja, cambiamos de planes, de destinos y de decisiones cada 2×3, guiándonos por sensaciones y eso es lo que compensa este tipo “agotador” de viaje, esa sensación de libertad, el aprendizaje continuo y esa capacidad de adaptación a momentos y situaciones.

Mañana iremos a conocer el tercer proyecto de Colabora Birmania, donde de nuevo iremos a hacer revisiones con nuestra mejor energía, nos “pondremos” una sonrisa grande y compartiremos un agradable rato con ellos. Pero eso ya os lo contaré en el siguiente post, así descansáis un poco de leerme, y no os aburro tanto, jejeje. Por cierto, soy consciente de que el post tiene muchísimas fotos, pero es que me parece que es la mejor forma de plasmar la experiencia, las caritas de los niños, las instalaciones, etc. Espero que no os saturéis con tantas fotos.

Muchos besitos a todos y gracias por estar ahí. 😉

Compártelo:

  • AngelJota

    Fantástico ¡¡¡ y que guapos los críos.
    Parece que x Birmania no están tan sanos como en Nepal.
    Que buena labor estais haciendo. Tenéis un corazón que no os cabe en el pecho ¡¡¡