Proyectos en Ruta > Odontológico > Revisiones dentales en la isla de Koh Sdach

Revisiones dentales en la isla de Koh Sdach

Revisiones dentales en la remota isla camboyana de Koh Sdach

Lunes, 2 mayo, 2016
camboyano

Una vez más tuvimos una experiencia maravillosa con nuestro proyecto odontológico. Esta vez fuimos hasta la remota isla camboyana de Koh Sdach, una isla de la que muchos camboyanos ni siquiera conocen su existencia, una pequeñita isla de pescadores, con apenas 4000 habitantes y 400 niños “esperándonos”!!. El acceso a la isla no es precisamente fácil y puede hacerse un pelín “intenso”.Desde Sihanoukville primero hay que tomar un taxi durante algo más de una hora (el nuestro iba cargado de cajas y cajas de cervezas y apenas entrábamos nosotros), después una minivan durante algo más de 3 horas al más puro “cambodia style”, jajajaja, esto quiere decir “sin dejar ningún huequito libre”, íbamos 27 personas “espachurrás”, en una minivan de 12 plazas, bien pegaditas unas a otras (a más de 42 grados y sin aire acondicionado obviamente) y rodeadas de cajas, sacos, etc. toda una experiencia digna de fotografiar, jajaja. Y por último un pequeño trayecto en un bote “saltarín” que nos llevaría directos, sin pisar tierra de por medio (casas construidas sobre el mar) al proyecto con el que esta vez colaboramos Projects Abroad.

minivan

Nada más llegar nos recibe Roger, el simpático director del proyecto en la isla. Si bien cabe resaltar que la labor que tiene esta Ong en esta isla nada tiene que ver con niños y mucho menos con tema sanitario. Su principal labor es la conservación y limpieza del entorno marino, recibiendo a gente de todas partes del mundo decididos a ayudar y echar una mano tanto en la limpieza de playas como en la concienciación a la población camboyana en lo referente al uso de plásticos, recogida de basuras,etc. Y es que este país, y más aún las islas, tiene un serio problema de “limpieza”. Y diréis, “¿y cómo fuistéis a parar a esa isla tan alejada de todo?”. Pues cositas del viaje y eso de que “muévete y el camino aparecerá“, cuando hace unos meses estuvimos en la isla thailandesa de Koh Tao conocimos a un estupendo grupo de españoles, entre los que se encontraba Elsa, una chica que nos puso en contacto con Flor, una amiga de la facultad, una chica argentina que por aquel entonces se encontraba en la isla coordinando el proyecto. Así que una vez dados los contactos, todo fué rodado!!!  😉

Una vez allí desde el principio nos sentimos como en casa, y es que todos hicieron lo posible para que así fuera. Nos dieron alojamiento y comida durante 4 bonitos días donde pudimos relajarnos y descansar después de unos días de intenso agotamiento. Y es que, si algo característico tiene esta isla es su ambiente relajado, que se respira dando un paseo por sus calles, observando el estilo de vida de su gente, nada de prisas, nada de “estreses”, la gente muy sonriente te saluda al pasar, y los niños lo más amigables del mundo, desde lejos te ven venir y ya sueltan su “jelouuu” al tiempo que saludan con sus manitas. La isla es una especie de “barrio sésamo camboyano”, jejeje, donde todos se conocen y donde reina una ambiente de armonía y comunidad. Toda una suerte poder haber conocido esta parte de Camboya para nada turística, de hecho en toda la isla sólo hay una guest house, sin duda ha sido el sitio de este país donde más a gusto hemos estado!!!.  😉

Aquí os dejo algunas fotitos de la isla, sus calles, su gente y el problema de la basura:

20160424_165622 20160424_170551

Bocadillos de helado!!!!

20160424_170644

Algunos peques de la isla después de las revisiones me llamaban por la calle gritando “Laurreee”, así me llamo yo!!! jejeje.

20160424_170955 isla 20160424_171039 20160424_170556 20160424_170447 20160424_170242 20160424_165731

isla

Seguramente al pensar en isla a todos se os vienen a la cabeza imágenes de playas paradisíacas, pues siento decir que nada más alejado de la realidad, si bien la isla de Koh Rong tiene largas playas de arena blanca finísima y un agua de un color azul-verdoso infinito, pero el conjunto de la isla se me “antoja” de todo menos paradisíaca debido a la cantidad de basura que hay por todas partes. Y esta pequeña isla de Koh Sdach no “se queda atrás”, referente a playas únicamente tiene una diminuta, muy bonita eso sí.

Koh sdach

Koh Sdach

Aquí algunas fotitos del “centro base” de la Ong donde nos alojamos:

ong

ong

ong

ong

ong

ong

El fin de semana todos los voluntarios y coordinadores del proyecto se fueron a conocer otra parte de Camboya, en tierra firme, y tuvimos todo el centro para nosotros. Aprovechamos para hacer yoga, descansar, bañitos en la playita y mucha lectura a la luz de la preciosa luna llena y con el sonido del mar de fondo… todo un lujo!!

ong

ong

Y de nuevo tuvimos esos días un compi muy especial, este perrito tan bueno y cariñoso al que también le tenía que haber hecho una revisión dental, jajajaja, mirad que colmillo más mal “colocao”!!!

perrito

Bueno, y ahora sí, vamos con el proyecto odontológico. Esta vez podría decirse que he batido “récord en revisiones“, nada más y nada menos que 380 niños en un mismo día!!! repartidos entre la mañana y la tarde. Fué un día duro, debido sobre todo al calor que hacía, pero a la vez súper gratificante. Aunque una vez más al terminar de hacer todas las revisiones se me quedó esa sensación de “impotencia”, de “para hacer esto mejor no hacer nada”, siempre se me queda esa sensación porque veo que realmente revisando a los niños, regalándoles cepillos y dándoles “técnicas de cepillado” no se hace gran cosa, se necesitaría un proyecto más grande, más organizado y sobre todo con más medios. Pero bueno, ahí está siempre Mario para “levantarme el ánimo” diciéndome que seguro que a alguno de los niños se le queda “grabado” y sigue los consejos. En cualquier caso, nuestro humilde proyecto es sólo un pequeño proyecto personal, soy consciente de las limitaciones y de que poco más podemos hacer ahora mismo. Lo que sí me he propuesto es contactar con Ongs que tienen proyectos dentales como “Dentistas sin fronteras” o “Dentistas sin límites” y animarles a que lleven a cabo un proyecto en esta isla, donde el dentista más cercano está en la capital, a más de 5 horas de viaje. Y es que estos niños junto a los que vimos en Colabora Birmania son sin duda los que más necesitan ser tratados. Un 95% de ellos requieren actuación “urgente”.

Las revisiones empezaron con las clases de los más chiquitines, todos monísimos y súper colaboradores. Empezamos en el patio:

revisiones

revisiones

revisiones

revisiones

revisiones

revisiones

Todos muy curiosos y queriendo ver lo que hacíamos:

revisiones

revisiones

revisiones

Y como ya empezaba a darnos el Sol en toooda la cara y se hacía insoportable pasamos a hacer las revisiones dentro de cada aula, donde también dábamos las técnicas básicas de cepillado, ayudados por Sea, uno de los coordinadores del proyecto, nacido en la isla, un auténtico encanto. Él nos hizo de intérprete y nos hizo la estancia en la isla muy agradable. Muchas gracias! 😉

revisiones

revisiones

revisiones

Y así poco a poco íbamos pasando de clase en clase, desde los más pequeños hasta los más mayorcitos. Espero no resultar “muy cansina” con tanta foto, jejeje.

revisiones

revisiones

revisiones

revisiones

revisiones

revisiones

revisiones

revisiones

revisiones

revisiones

revisiones

revisiones

revisiones

revisiones

revisiones

revisiones

Y como siempre, alguno que otro con un pelín de sustito, jeje:

revisiones

revisiones

revisiones

Aquí una foto del equipo al completo. Sea nos hacía de intérprete. Laure, una chica francesa que estaba en la isla haciendo voluntariado, iba apuntando las fichas dentales. Y mención especial para Mario, que es “la parte no visible” del proyecto odontológico pero una de las más importantes sin duda. Él es el encargado de plasmar en imágenes esta bonita experiencia, y lo hace francamente bien, sólo hay que ver las fotos, hablan por sí solas!!! Además de que es un gusto compartir este proyecto con él. 😉

equipo

Nos pasaron esta foto donde se ve a Mario en “acción”!! Esta vez con la tablet porque mi cámara de fotos murió en Koh Rong. 🙁

revisiones

Hasta aquí llegó el post del proyecto odontológico en la isla camboyana de Koh Sdach. Como siempre os agradecemos el que estéis por aquí cerquita y el apoyo que recibimos a pesar de la distancia. Muchas gracias a todos!! 😉

Y muchos besitos.

Compártelo:

  • Santiago

    Hola a los dos !! Enhorabuena de nuevo por vuestro “humilde” proyecto, como tu lo llamas (creo que es mucho mas, sinceramente). Tras leer el post, tengo (me atrevo a haceros) una pregunta: el tema de la basura es general?, quiero decir que si lo suele verse en la tele de islas paradisíacas es para turistas y el resto o casi el resto (vamos la realidad) es esa cantidad de basura por todos los sitios.
    Que lo sigáis pasando igual de bien!!
    Santiago
    PD: Habéis subido fotos de Angkor?

    • Muchas gracias Santi!!!! Tristemente el tema de la basura es general, pero incluso en las supuestas “islas paradisíacas turísticas”, es un problema bien gordo este. Estoy preparando precisamente un post sobre ese tema!!!
      El post de Angkor en imágenes está “en el horno”, casi a punto, pronto lo subo!!!! lo “malo” es que son fotos tomadas con la tablet porque mi cámara de fotos murió, ohhhhh!!! pero Angkor es mágico de cualquier forma!!!
      muchas gracias por comentar!!!! 😉
      Lauri.

  • AngelJota

    Enorme el trabajo que estas haciendo, como siempre os aplaudo una y mil veces por vuestra generosidad para con todos esos niños. Un besazo Pareja ¡¡¡¡
    PD Mario aféitate ¡¡¡

    • jajajaja, Angelilloooo, Mario está guapo de cualquier forma, jajaja.
      muuuchas gracias por todo!!! sabemos que estás volcando en echarnos una manita con la venta de camisetas…. graciassssss.
      un besazo enorme, te queremos!!!