Proyectos en Ruta > "Viva la gente" > Viva la gente: Laos

Viva la gente: Laos

Compartiendo momentos en Laos con gente maravillosa.

viernes, 10 junio, 2016
Laos

Aquí estamos de nuevo en esta sección del blog, “Viva la gente“, donde os cuento un poco sobre la gente que hemos conocido durante el viaje, con quienes hemos disfrutado de lo lindo y gente que nos “llevamos en el corazón”!!. Y es que no me canso de decir que una de las mejores cosas que tiene viajar es la gente que se cruza en tu camino y te aporta distintos puntos de vistas, conversaciones enriquecedoras y muchos buenos ratitos. Es un pequeño “homenaje” a ellos. 😉

Como ya hice con el post de “Viva la gente” en Nepal los iré  nombrando por orden cronológico, según los hemos ido conociendo y encontrando. Y como ya comentaba en el anterior post, no tenemos fotos de todos, porque la cámara no siempre está con nosotros.

Si habéis estado siguiendo nuestro facebook sabréis que nuestra entrada en Laos fué un poco “caótica”, y es que, “se nos fué el santo al cielo” en Vietnam, donde estábamos “la mar de a gustito”, y cuando nos quisimos dar cuenta nuestro corto visado vietnamita de 15 días llegaba a su fin, y a esas alturas nos encontrábamos por el medio del país y el único punto de frontera por tierra se encontraba también en mitad de Laos, tuvimos que pillar un bus desde Hué (Vietnam) al insulso Savanakev (Laos), donde llegamos tras 11 fatídicas horas de bus. Una vez allí, en medio del país y a “desmano de to” no sabíamos muy bien que hacer….tirar para el Norte, para el Sur….Así que nos fuimos a la estación de bus con la intención de comprar un billete de bus hasta Luam Prabang, pero no había, sólo podíamos ir hasta la capital, Vientiane, que en principio no entraba en nuestros planes, pero…allá fuimos!!. Y fué justo en la capital donde conocimos a Raúl y Elena, el día que tanto ellos como nosotros dejábamos la capital. Una breve conversación en la puerta de nuestra guesthouse fué el principio, después ellos iban en una minivan distinta a la nuestra hasta Vang Vieng, y fué allí, en Vang Vieng donde de nuevo nos los encontramos y desde entonces “no nos volvimos a separar”, jejeje.

La noche que nos conocimos, en la puerta de un súper, nos “jartamos” de cervecitas y de bocatas. Nos dieron las “tantas”, desde las 19.00 de la tarde hasta la 1.30 de la mañana, conversación tras conversación, cervecita tras cervecita, bocata tras bocata,jajaja, porque si algo hemos hecho los 4 juntos ha sido inflarnos a bocatas, y a cerves!!!  😉

Primero en Vang Vieng:

bocatas

bocata

bocata

 

Una de las cosas que se suele hacer entre viajeros es intercambiar información de primerísima mano, esa que es mucho más fiable  y útil que cualquier comentario o recomendación de una guía, jejeje. Ellos son unos auténticos cracks en encontrar alojamientos “3b” (buenos, bonitos y baratos) y en este aspecto no necesitan ayuda, jajaja, pero quisimos recomendarles nuestra guest house en Hanoi, donde estuvimos tan a gusto con los dueños, una pareja vietnamita súper linda con quienes compartimos 5364852 litros de té y conversaciones “de dudoso entendimiento”, jajaja, pero con sonrisas, señas y poco más se puede!!!.

vietnam

vietnam

Al día siguiente de compartir charlas nocturnas y risas quedamos con ellos por la mañana, bien tempranito, para hacer un trekking de algo más de 30 kilómetros. Fué un día duro de muchísimo calor, ni un arbolito en todo el camino…. Aún hoy nos preguntamos porque siguieron junto a nosotros los días posteriores, jajaja, porque en realidad, fué más bien una “faena”, jeje, ellos, que tenían pensado ir en moto o bici!!!. Después de unos días juntos en  Vang Vieng ellos tiraron para Luang Prabang un día antes que nosotros, y así seguimos haciéndolo durante el resto del tramo del viaje que hicimos juntos, ellos iban “de avanzadilla” y nosotros nos hacíamos un poco los remolones, jajaja, a esas alturas del viaje cada vez que encontrábamos un sitio agradable nos costaba mucho trabajo movernos, pero sólo bastaba un wassap de ellos contándonos lo maravilloso que era el sitio donde estaban y al día siguiente estábamos los 4 juntos de nuevo. Los días en Luang Prabang los pasamos muy a gustito, compartiendo proyectos e ilusiones delante de una taza de té o un café pésimo de sobre (3 en 1), jajaja. Juntos fuimos a las famosas cascadas de Kuang Si, para lo que nos alquilamos una moto. Fué un día disfrutón disfrutón, que terminó con un buen bañito en las cascadas.  😉

Laos

Laos

Laos

Laos

Laos

Pero los días de trekking por derecho en Laos vendrían unos días después, al norte del país. En Nong Khiaw encontramos nuestro pequeño gran paraíso, aquí el verde de Laos se hace más que evidente, y la gente te hace sentir como en casa. Así que “no tuvimos más remedio” que hacer de este sitio tan acogedor nuestra casita durante 11 maravillosos días, como nos gustaba llamarle: “nuestra casita en la montaña laosiana”, ayyy, cuántos recuerdos!!. Pronto os cuento en un nuevo post acerca de Nong Khiaw, el pueblo, recomendaciones, dónde comer y trekkings por las diminutas y encantadoras aldeas cercanas. En “nuestra casita” desayunábamos cada mañana frente a la montaña en nuestra terraza, practicábamos yoga a diario acompañados de “nuestro perrito”, Epi y en resumen, fuimos muy muy felices esos días. Hasta el punto que no nos queríamos ir de allí pero los visados tienen esa fea manía de llegar a su fin!!. Y aquí también llegaron nuestros últimos días con Elena Y Rául, después de tantos días juntos reconocemos que los echamos de menos muchas veces, esa caminata hasta el bar de la señora cada noche, esas cerves juntos, etc. Pero el viaje está lleno de encuentros y “despedidas” o más bien de “hasta luegos”, y estamos completamente seguros de que pronto volveremos a encontrarnos. Ellos actualmente siguen de viaje, de hecho les conocimos al principio del suyo (y casi al final del nuestro), y aún le quedan unos meses más, todos los que quieran, jejeje, porque viajan con una excedencia de un par de años, si no recuerdo mal!!.Desde aquí les deseamos que pasen unos meses estupendos, que la experiencia siga sumando risas y buenos momentos y que sigamos en contacto por muuucho tiempo. ¡Os queremos parejita! 😉

Laos

Laos

Laos

Laos

Laos

Laos

Laos

Laos

Elena y Raúl dejaron su habitación en “nuestra casita de la montaña laosiana” dejando un gran vacío (to dramática yo, jajaja) que fue llenado por una nueva parejita encantadora a la que en pocos días le cogimos muchísimo cariño. Ellos son Víctor y Maria, madrileños, otros “encantos de la vida”, gente con la que es súper fácil conectar desde el primer momento. Divertidos, con mucho sentido del humor, pasamos buenas horas de conversaciones súper enriquecedoras en nuestra terracita. Ellos venían de haber estado 3 meses trabajando en Japón como monitores de snow y en ese momento se encontraban viajando por Asia por 2 meses más!

Tras 2 días juntos en Nong Khiaw nosotros nos fuimos de trekking hacia el precioso pueblecito de Muang Noi, donde 2 días después los esperábamos para seguir disfrutando con ellos. Pasamos unos días juntos muy muy divertidos e inspiradores. Estuvimos a punto de coincidir con ellos de nuevo en Camboya pero finalmente no fue posible!! Ohhhh!!! (Si estáis leyendo este post chicos, porfiiiii enviadnos un wassap para estar en contacto!! mi móvil murió en Camboya y ahora con el móvil nuevo se han perdido muchos números que no estaban grabados en la sim!!! queremos veros!!! Os queremos!!! )

Bañitos en el río……

Laos

María haciendo fotones!!!

Laos

Cenitas muy disfrutonas!!!

Laos

Y como nosotros seguíamos en nuestra casita, aún tuvimos tiempo de conocer a otra pareja encantadora. Ellos son Toni y Sonia, también madrileños pero culitos inquietos y eso nos encanta!! Han vivido entre otros sitios en Malta y Noruega, donde viven actualmente y ahora están viajando 4 meses por Asia. Los conocimos en “nuestro bar de cabecera”, un sencillo bar de una señora linda linda, que cada noche nos hacía una sopita enooooorme y riquísima servida con una gran sonrisa, ella es Campou , y si visitáis este lugar del mundo no podéis dejar de comer allí. Esta justo donde no hay nada, al otro lado del puente alejada de la zona turística, pero precisamente por eso nos gustaba tanto. Con Toni y Sonia pasamos una agradable tarde en nuestra terracita tomando té y contándoles nuestros proyectos con el Yoga. Estamos en contacto con ellos a través de facebook y ojalá volvamos a verlos!! Chicos…id preparando una camita o sofá en Noruega, jejeje, amenazamos con ir a veros!! 😉

La señora más linda y bonita de todo Nong Khiaw:

Laos

Otra mujer entrañable a la que conocimos en Laos fue la hija de Campou, Nam, que tiene una guest house en Muang Noi, donde nos quedamos varios días, previa recomendación de su madre, obviamente. Recomendación que hacemos extensiva, tiene unos bungalows con bonitas vistas al río y lo mejor….cocina como su mami!! bueno, en realidad mejor que ella, jajaja, pero shhh, que no se entere!! 😉

Laos

Y por último, pero no menos importante, coincidimos en Luam Prabang con nuestra amiga Nita, de la que ya os hablamos en el post de “Viva la gente en Nepal”. Profesora de Yoga, culo inquieto donde los haya!! Con ella compartimos una “clase magistral” de Ashtanga Yoga en el patio de nuestra Guest House, donde aprendimos mucho. Y es que Nita ya es una ashtangui de las buenas y una excelente profesora de Yoga. “Por culpa” de un taller suyo de Yoga comenzamos a practicarlo y ahora, estamos metidos de lleno!! Muchas gracias bonita. Ya sabes que te queremos y te deseamos lo mejor! 🙂

Laos

Y que gran verdad eso que dicen de “que chico es el mundo”…… un día recibimos un wassap de Elena y Raúl con una foto, esta foto:

Laos

Nuestros 4 loquitos se habían conocido y a saber cómo salieron nuestros nombres y las coincidencias!!

Ya desde Cádiz os mandamos miles de besitos con unas ganas locas de volver a veros, volver a compartir risas y momentazos, porque…sencillamente…sois geniales!!!!  😉

 

Compártelo:

Etiquetas: